Una de las motivaciones fundamentales de mi trabajo, al igual que la mayor parte de los profesionales de la salud, es reducir el estrés y el dolor crónico debido a las devastadoras consecuencias que tiene a nivel fisiológico, psicológico y emocional. Mi trabajo de años en este terreno me ha llevado a aceptar que el dolor es, a su vez, una gran paradoja pues es inevitable en toda nuestra existencia. Ahora bien, ¿Cuanto dolor es inevitable y cuanto es evitable? En ocasiones he comprobado y no solo profesionalmente, como parte del dolor que sentimos procede de nuestra resistencia a aceptar un hecho, una situación una enfermedad, una ruptura o un cambio que es inevitable. Esto me ha enseñado a que más allá del cuadro clínico que presenta la persona, todos sus síntomas se veían amplificados por la percepción, desde el estrés de la no aceptación, de la persona. Y esto es así pues mas de la tercera parte de los pacientes que padecen dolores crónicos (de cabeza, de espalda, digestivos…) son personas que sufren cuadros de estrés.

El MT-E, se ha estructurado mediante un riguroso protocolo en 8 semanas mediante el cual hemos podido -paciente y terapeuta- comprobar que esa percepción del paciente que amplifica sus síntomas puede evolucionar desde una experiencia desagradable a una experiencia neutra.

¿Cómo aborda el MT-E el dolor crónico?

El programa para hacer frente al dolor crónico consta de tres partes:

  1. Comprender el problema. Entrenamiento psicológico para ala aceptación
  2. Regresar a la normalidad. Diferenciar entre el dolor y el miedo al dolor.
  3. Abordar las emociones negativas. Aprender a des-amplificar lo negativo.

Los pensamientos no son hechos, es decir mientras sigas pensando en que el dolor es el único responsable de lo que nos sucede no avanzamos en la aceptación de lo que nos está ocurriendo. El miedo al dolor es una fuente de estrés interno, de rumiaciones mentales, de juicio y sentimientos negativos.

¿Qué vamos a hacer en este entrenamiento?

  • Sesión primera.  Aprender a observar el dolor. Conocer al enemigo.
  • Sesión segunda. Aprender a no evitar lo que nos asusta.
  • Sesión tercera.   Desapegarnos de los pensamientos que vienen y van.
  • Sesión cuarta.    Salir de la ecuación: dolor x resistencia = sufrimiento.
  • Sesión quinta:    Aceptación de lo inevitable.
  • Sesión sexta:      Técnica para elevar y reducir el dolor. Aprendiendo a gestionar.
  • Sesión Octava:   Abordar las emociones negativas.
  • Sesión de refuerzo y control: te invitaré a que volvamos a vernos 20 días después de la 8ª sesión.

¿Y tú que vas a hacer después de las sesiones?

  • Uno breve tiempo de movimientos conscientes, suaves y energizantes al menos 5 días a la semana.
  • Evitar o disminuir el consumo de azúcares, alcohol y tabaco.
  • Meditar al menos durante 15 minutos todos los días.

El Mt-E forma parte de las terapias integrativas por lo que coadyuva a los tratamientos médicos que cada cual tiene recomendado por su médico/a, no los sustituye.

Un saludo.

Nacho Montero-Ríos Gil
Psicología y Tratamiento del dolor.